Cuba pone nuevas restricciones a los contratos de los galenos cubanos que envían a Brasil a prestar servicios profesionales, con el fin de evitar que abandonen la misión.


Después de que unos 200 médicos del programa Más Médicos presentaron demandas en las cortes brasileñas para exigir que se les pagara igual que al resto de los profesionales contratados, surgen las medidas del Gobierno de la Isla.

En 2013 se crea el programa, ajustándose a una ley que permite contratar a médicos foráneos y formados fuera de Brasil, dijo a Martí Noticias, Noel Fonseca, ahora en Maranhão, Selva Amazónica.´

Pero el régimen cubano quiere evitar a toda costa que los galenos de la Isla abandonen la misión, o se desvinculen de ellos, y ha agregado nuevas cláusulas en el contrato de los médicos, que están llegando ahora a tierras brasileñas.

Noel Fonseca comentó que la nueva disposición dice que si ellos se presentan a la prórroga del diploma, automáticamente son desligados del programa, y pierden los beneficios.


El país suramericano paga unos 4.433 dólares a la OPS por el servicio de los médicos cubanos, que a su vez retiene un 5% de comisión y envía el resto al régimen castrista.

Los profesionales de la salud de la Isla, reciben a penas 600 dólares mensuales y otros 645 les son depositados cada mes en una cuenta de un banco estatal cubano.

Pero este año, el pago dejó de ser en dólares, algo que en la opinión del médico entrevistado es “otra de las trabas del gobierno”.

Antes les pagaban en dólares, pero ahora en los nuevos contratos “el pago es en reales”, explicó.

“Aunque el contrato establece condiciones para acomodar al médico con su familia, en el caso de los cubanos no ocurre así”, otra anomalía de los contratos cubanos.

Antes permitían que la familia entrara a Brasil por 60 días, luego lo redujeron a 30 y por último “apenas se acerca la fecha de cumplimiento de la fecha, comienza la persecución para que se regresen a Cuba”.

Fonseca cuenta que ha habido casos de intimidación de que “si no saca de inmediato al familiar, se tiene que ir el médico también”.

Pero el médico cubano piensa, lo peor no es el contrato, sino las nuevas medidas que han implantado.

“Establecen que los médicos, cada año que van de vacaciones, tienen que tener una evaluación, y según esa evaluación regresan o no a la misión”.

El profesional narra que existen casos de médicos que han dejado en la Isla, con el argumento de que se perdió su documento de viaje, el pasaporte.

(Con información de Martí Noticias)