Jonathan De Armas es considerado un niño prodigio cubano, con 4 años sabía leer y escribir además de conocer la aritmética. Le ganaba al padre jugando ajedrez. Es un talento particularmente en las matemáticas. Mira este reportaje sobre este prodigio cubano.