Imagen de archivo

Un niño de 3 años disparó accidentalmente a su hermana de 2 después de que un hombre supuestamente trajera un arma a la casa de los pequeños, dijeron las autoridades el sábado.

El lamentable accidente que dejó a la niña en «una condición excepcionalmente crítica», según el sheriff a cargo; tuvo lugar en Lakeland, en el área de Florida Central.


El tiroteo ocurrió justo antes de la medianoche del viernes cuando tres hombres estaban viendo un partido de baloncesto en la vivienda. Uno de ellos, identificado más tarde como Kevonte ’Wilson, de 23 años, supuestamente llevó una pistola .380 cargada y la escondió entre los cojines del sofá donde jugaban los niños, dijo el sheriff Grady Judd.

Los tres agarraron a la niña y la llevaron rápidamente a un hospital en un vehículo, pero tuvieron un accidente con otro vehículo.

«En ese momento se había detenido un buen samaritano», dijo Judd. «Y el buen samaritano llevó a la bebé y a un hombre al hospital».

Desde entonces, los adultos en el vehículo han sido tratados y liberados, dijo Judd. Dijo que no pudo identificar a los padres de los niños según la ley de Florida. La madre estaba visitando a su hermana en ese momento, dijo.


El anfitrión, Chad Berrien, de 24 años, fue acusado de posesión de marihuana y mantenimiento de una casa para el uso de drogas después de que una orden de registro supuestamente revelara cannabis y parafernalia, dijo Judd.

Barrien no es culpable del tiroteo, dijo.

«Simplemente parece ser un accidente trágico y horrible que nunca debería haber ocurrido», dijo Judd.

Wilson fue acusado de no guardar de forma segura un arma de fuego, portar un arma de fuego oculta y posesión de marihuana, dijo. Podría enfrentar más acusaciones a medida que continúa la investigación, dijo Judd.

El tercer hombre que miraba baloncesto no fue arrestado.

El niño fue colocado con su abuela. «El niño de 3 años no será acusado», dijo Judd.