Rocío Bustamante, una niña cubana de tan solo cuatro años podría perder la visión en uno de sus ojos a causa de un lifangioma orbitario reportó CubaNet.org.

En Cuba no han encontrado una terapia efectiva y sus padres están desesperados al verla en esa situación.

Desde los 11 meses de edad Rocío sufre de la enfermedad y desde entonces ha recibido multiples tratamientos sin solución.

El Ministerio de Salud Pública remitió a Rocío para el Instituto Cubano de Oftalmología Ramon Pando Ferrer, hospital conocido como La Liga Contra La Ceguera, donde tampoco le han encontrado solución.