Foto de archivo

Dos de los presos políticos del fallido intento de secuestro de la lancha «Baraguá» en el 2003 en La Habana, sufren de serias condiciones médicas en el Combinado del Este, pero según ha denunciado la madre y tía de los jóvenes a Cubanet, las autoridades cubanas ignoran cómo se deteriora su salud negándoles la atención médica adecuada.


Maikel Delgado Aramburo y Harold Alcalá Aramburo son 2 del grupo de 11 jóvenes que intentaron secuestrar la lancha en el 2003 para irse a Estados Unidos. Desde entonces se encuentran presos cumpliendo una condena de cadena perpetua. Hoy la madre de Harold y tía de Maikel, quien se ha unido al grupo opositor de las Damas de Blanco, ha denunciado la falta de atención médica que sufren ambos en el penitenciario cubano.

Julia Estrella Aramburo Taboas dijo que su sobrino Maikel lleva dos años presentando desmayos sin una causa justificable, además de problemas de hipertensión. Le prometieron ingresarlo primero en el Hospital Militar y luego en la sala de penados del Hospital Nacional Enrique Cabrera, pero hasta la fecha no ha sucedido.

Harold tiene pancreatitis aguda y segun su mama, “está siendo mal atendida por el personal del penal, porque el pollo que debe ingerir hervido se lo dan casi crudo como para que no se lo coma”. Además de la pancreatitis sufre de infección en los riñones, cefalea vascular, y dermatitis crónica.

Julia asegura los jóvenes están en tal situación por las negativas de a quién se refiere como «Eddie», un oficial de la seguridad encargado de reprimir a los presos políticos dentro del centro penitenciario.


Para reprimirla a ella como activista del grupo de las Damas de Blanco, le asignaron a «Dariel», quien en ocasiones se puede ver patrullando cerca de su vivienda.

“Eddie y Dariel son los únicos responsables de que las autoridades del centro penitenciario impidan el ingreso de mi hijo y de mi sobrino”, denuncia.

La quieren chantajear para que deje el grupo opositor, pero Julia asegura que no se saldrán con la suya. “Pretenden chantajearme para que deje de liderar el grupo Damas de Blanco Activistas del CID, pero no lo van a conseguir, seguiré luchando contra los Castros hasta que Dios me quite la vida”.