En la Plaza de la Catedral se celebró una fiesta de clausura tras culminar la pasarela de la firma de moda Chanel, en el Paseo del Prado. A la celebración acudieron invitados, modelos y diseñadores. En un improvisado “ranchón” se sirvieron cocteles y se bailó mambo y son al ritmo del Septeto Habanero.


Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, no se pudo resistir a bailar un son cubano al que lo invitó la actriz y cantante francesa Cecile Cassel.

Cuando culminó la fiesta, los invitados se fueron al hotel en los clásicos coches americanos descapotables.