Gran afectación a muchos negocios en Laredo, Texas, al quedarse sin efecto la política migratoria de “pies secos-pies mojados” para los inmigrantes de Cuba por parte de los Estados Unidos.

El cambio ha sido muy violento después del pasado 12 de enero, basta decir, que en el 2016 cruzaron por Laredo hacia los EE.UU, aproximadamente 35,000 inmigrantes cubanos. Esto se convirtió en cero de un solo plumazo. Por ahora, nada tiene esperanzas de cambiar.

Almacenes, tiendas de ropa, artículos de electrodomésticos donde los cubanos compraban sus cosas antes de emprender su viaje hacia al sur de la Florida han cerrado.