Estudio NASA. Foto: Heather Archuletta

Científicos de la NASA están buscando candidatos para un estudio en el que deberán pasar 70 días en cama y por ello recibirán 18 500 dólares.

NASA busca investigar los efectos a la salud para viajes prolongados.


Cuando los astronautas están en el espacio, la ingravidez causada por la microgravedad cambia su cuerpo. El estrés físico reducido en el espacio hace que sus músculos y huesos se descompongan y que los fluidos corporales se desplacen hacia su cabeza, según el Centro Aeroespacial Alemán, que fue encargado por la NASA y la Agencia Espacial Europea para realizar el estudio.

Al simular los efectos de la ingravidez con el reposo en cama, los científicos esperan desarrollar métodos para contrarrestar los impactos de la ingravidez para que los astronautas no tengan que pasar la mayor parte de sus días en el ejercicio de la estación espacial.

Los investigadores ya han creado una «centrífuga humana de brazo corto» que genera gravedad artificial y corrige la distribución de los fluidos corporales. Esperan probarlo en dos tercios de los participantes del estudio cada día.

Todas las actividades, incluyendo comer, ducharse e ir al baño, deben realizarse mientras se está acostado.


Cada participante tendrá una habitación privada y se quedará en una cama inclinada a 6 ° con la cabecera hacia abajo.

Un equipo de nutricionistas curará las comidas para que los participantes no aumenten de peso y tengan todos los nutrientes que necesitan. Sin embargo, el Centro Aeroespacial Alemán dice en su sitio web que las comidas no son «muy saludables» y que a veces habrá panqueques u otros dulces.

El estudio se compone de dos rondas. El primer grupo de 24 participantes de la prueba, 12 hombres y 12 mujeres, comenzó el martes. Aún no está claro cuántos participantes se necesitarán para la próxima ronda, que se llevará a cabo en el Instituto de Medicina Aeroespacial del Centro Aeroespacial Alemán en Colonia, Alemania, de septiembre a diciembre de 2019.