El cubano Alexei Pécora Ravel de 43 años murió este lunes en Santiago de Cuba, era miembro de la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba), y su deceso se produce luego de tres días internado en el hospital provincial, por un derrame cerebral.


El domingo el opositor había salido del estado de coma, pero el lunes falleció, dio a conocer Carlos Amel Oliva Torres.

En el 2012 el disidente se hizo miembro de la UNPACU, según el vocero de la organización “tuvo una amplia participación en todas las actividades que convocábamos desde aquel entonces. Fue detenido en muchísimas ocasiones. Fue amenazado y golpeado cuando la represión era mucho más cruenta”.

Oliva Torres rememoró que en junio de 2015, Pécora Ravel participaba en la campaña #TodosMarchamos con la UNPACU en Santiago, “y cuando se dirigía hacia el Santuario de El Cobre fue interceptado en el punto de control por un agente de la policía política, quien lo detuvo y más tarde lo montó en una camioneta particular para que lo devolviera a Santiago de Cuba”.

De acuerdo al opositor que cuenta la historia “este agente de la Seguridad del Estado, que se hacía llamar Charles, le dijo al que cobraba en la camioneta que le cobrara el pasaje, y que si no le pagaba lo tirase del vehículo”, y asimismo como advirtió lanzó a Pécora Ravel de la camioneta mientras, ésta se encontraba en marcha.


El opositor sufrió algunas lesiones en el cuerpo, pero sobre todo una herida en la cabeza de varios puntos de sutura.

“A partir de ese suceso, él empezó a degenerar en cuanto a la dicción, audición, además de que presentaba lagunas mentales frecuentes”, detalló Oliva Torres, quien añadió que lo que le sucedió está documentado.

José Daniel Ferrer, coordinador general de la organización compartió en su cuenta de Twitter una grabación en la que muestra al activista fallecido con la cabeza rapada y la herida suturada, en aquel entonces.

“Hemos preguntado a neurólogos sobre el caso y nos dicen que el derrame cerebral sufrido por el activista no tiene una relación directa con el golpe sufrido. Sin embargo, consideramos que no deja de tener relevancia que el golpe pudo haber tenido relación con el desenlace final, y sobre todo que le provocó un proceso degenerativo”, añadió Oliva Torres.

(Con información de Diario de Cuba)