María Fundora, fundadora de la Fundación Cuba Libre, que conecta a los inmigrantes cubanos con abogados y organizaciones caritativas, las autoridades fronterizas “procesan a hombres y mujeres de modo diferente y están separando a las familias” según un reporte de El Nuevo Herald.

Los cubanos que llegan a la frontera de Estados Unidos y solicitan asilo, ven mayores probabilidades de ser liberado si son mujer, sobre todo si tiene hijos pequeños.

Estadísticas del ICE revelan que, hasta julio, habían detenido a 1,300 inmigrantes cubanos que habían llegado tras el fin de la política conocida como “pies secos, pies mojados”. Muchos han solicitado asilo y las autoridades han empleado su poder discrecional para liberar a algunos de ellos. Por lo general, los hombres permanecen detenidos durante todo el proceso mientras que las mujeres, sobre todo aquellas con hijos menores de edad, están siendo liberadas más rápidamente.

“La mujer sale con parole, puede obtener un permiso de trabajo y un número de seguro social mientras que los hombres tienen que esperar hasta seis meses” detenidos o les imponen altas fianzas, dijo Fundora.


“Las mujeres las están dejando ir antes porque estos centros no tienen espacio. Son más costosos, hay más privacidad, tienen que tener recreación para los niños, es totalmente distinto” a los centros para hombres, comentó.

Varios activistas y familiares han denunciado que ICE está exigiendo fianzas elevadas a los que solicitan asilo para dejarlos en libertad, sobre todo a los hombres y muchos no tienen como pagarlas.