glenda-blackwell

Una mujer cansada de que su marido gastara dinero en la lotería quiso darle una lección y jugo para demostrarle que no funcionaba, pero la suerte quiso que ganara 1 millón de dólares.

Glenda Blackwell, residente en North Carolina que su marido le pidió que comprar dos billetes de la lotería Powerball en un local Quik Mart el sábado, pero en lugar de eso ella compró un boleto de rascar Carolina Millions.

Blackwell se quedó con 415.500 dólares después de pagar impuestos y aseguro que lo utilizara para comprar una casa y pagar la universidad de sus nietas.