Una mujer hispana en Florida fue arrestada tras conducir a un hospital con el cuerpo de su hija sin vida, lleno de heridas de puñaladas.

Rosa Rivera, de 28 años, ha sido acusada por las autoridades del condado de Orlando, por el asesinato de su niña de 11 años, a la cual apuñaló a muerte y después llevó en su auto hasta el Hospital Winnie Palmer para Mujeres y Bebés, compartió el Orlando Sentinel.


«El personal de seguridad aconsejó a una mujer blanca que se dirigía al área de valet (y) estaba discutiendo solicitando asistencia médica para una pasajera», dijeron las autoridades. «El personal del hospital determinó que (el pasajero) estaba fallecido».

La niña tenía 15 puñaladas en la espalda y una herida defensiva en el brazo derecho, dijeron las autoridades.

Según el Orlando Sentinel la madre mató a la niña para que no tuviera relaciones sexuales. El altercado comenzó en la vivienda, pero las autoridades creen que la apuñaló en el auto y después manejó por un rato hasta que la menor murió y entonces fue hacia el hospital.

La policía describió a Rivera como «conflictiva» con el personal del hospital al ingresar a las instalaciones, y agregó que «se volvió combativa y sacó un cuchillo».


La seguridad del hospital y la policía la detuvieron sin más incidentes. Más tarde fue acusada de asesinato.