Una mujer de Florida que estaba acusada de matar a su niño de 2 años se declaró culpable recibiendo de esta forma una sentencia de 50 años de privación de libertad.


Según Fox 13, Charisse Stinson acordó declararse culpable de asesinato en segundo grado, así como culpable de presentar un informe falso a los oficiales de la ley a cargo de la investigación de la desaparición de su hijo Jordan Belliveau. Stinson inicialmente enfrentaba cargos de asesinato en primer grado.

Stinson fue sentenciado a 50 años de prisión a cambio de la declaración de culpabilidad.

Stinson fue arrestada en 2018 después de que se emitiera una Alerta Amber en todo el estado para su hijo de 2 años.

Las autoridades dijeron que Stinson informó que Jordan fue secuestrado por un hombre llamado Antwan. Sin embargo la investigación luego reveló que Antwan nunca existió.


Los detectives dijeron que Stinson admitió que Jordan tenía una «lesión grave inexplicable» en una de sus piernas y que ella lo golpeó en la cara con el dorso de la mano en un «momento de frustración».

Los investigadores dijeron que la fuerza del golpe hizo que Jordan se golpeara la nuca contra una pared. Luego, el niño comenzó a tener convulsiones durante la noche.

Los detectives dijeron que la salud de Jordan siguió deteriorándose y Stinson lo llevó a un área boscosa en Largo, Florida, donde lo abandonó.

Se desconoce si Jordan todavía estaba vivo cuando Stinson lo dejó en el bosque.

El gobernador Ron DeSantis firmó una legislación, titulada Ley de Jordan, durante el verano. La ley exige cambios en el sistema de bienestar infantil de Florida, que potencialmente podrían ayudar a evitar tragedias similares a la muerte de Jordan.