Una futura mamá y su esposo pasaron por una terrible experiencia a principios de este mes, cuando inesperadamente dieron la bienvenida a su bebé mientras estaban a bordo de un vuelo comercial de México a Carolina del Norte.


A Liliana Castañeda Avilia rompió fuente y se puso de parto en pleno vuelo el pasado 14 de noviembre.

Avilia le dijo a NBC que su fecha de parto no era hasta el 3 de diciembre, y el comienzo del trabajo de parto la tomó completamente desprevenida.

Con la ayuda de una enfermera que también estaba a bordo, la nueva mamá trabajó durante más de tres horas para intentar prologar la llegada del bebe y esperar poder hacerlo en el hospital.

“(La enfermera) dijo, ‘Sí, la niña viene, está en camino’. Y añadió, ‘No trates de pujar, porque si pujas más, el bebé saldrá’. sostuvo esas contracciones durante como tres horas y 30 minutos en el camino hacia aquí ”, dijo Castañeda en un video publicado en Facebook el miércoles por el Departamento de Bomberos de Atlanta.

La tripulación a bordo del vuelo de Delta llamó al 911 en Atlanta, donde el avión estaba aterrizando para una escala, y los primeros en bomberos estaban esperando en la puerta cuando llegaron.


“El avión venía muy rápido, más rápido de lo normal, así que sabíamos que había una emergencia, sabíamos que la gente estaba nerviosa”, dijo Juanetta Nash, uno de los bomberos que recibió al avión.

“Sabíamos lo que estábamos haciendo, queríamos que se sintiera lo más cómoda posible, simplemente poniéndonos en sus zapatos, sabíamos que ella ya estaba muy incómoda”.

«Cuando subimos al avión, comenzamos a darnos cuenta de que esto es real», dijo a WSB-TV Marlo Blas, del equipo de EMS de aviación de Atlanta Fire Rescue.

Los bomberos encontraron a Avilia en el suelo en la parte trasera del avión. Después de una evaluación rápida, decidieron dar a luz al bebé ahí mismo sin trasladarla al hospital.

On November 14, Liliana and her husband boarded a Delta flight from Mexico, heading home to Raleigh, North Carolina….

Posted by City of Atlanta Fire Rescue Department on Wednesday, November 24, 2021

«Me dijeron, ‘Está bien, ¿estás lista para pujar?’. Yo dije, ‘Sí, estoy lista para pujar’. Así que pujé una vez y la niña salió llorando», dijo Avilia.

La bebé Analia Acevedo Castañeda, que pesaba cinco libras y cuatro onzas, estuvo en el hospital unos días, pero está bien, dijeron sus padres.

Fue un momento feliz para todos los involucrados, incluidos los pasajeros, que dejaron escapar aplausos y vítores cuando nació la pequeña.

“Nosotros, como bomberos, no nos enfrentamos a muchos momentos felices. Nos enfrentamos a mucho caos y cosas así, por lo que poder vivir un momento con algo de felicidad fue gratificante ”, dijo Blas.