Foto de tomada de redes sociales

La niña de dos años que la semana pasada fue encontrada inconsciente en una piscina de una casa de alquiler en los Cayos de Florida, fue declarada muerta el jueves confirmaron las autoridades del condado de Monroe.

Leland Rudeen y su familia visitaban desde Cummings, Georgia, y se alojaban en una casa de alquiler donde el pasado 9 de abril celebraban su cumpleaños. Tras perderla de vista por unos minutos la encontraron en la piscina inconsciente y llamaron al 911. La niña fue trasladada a un centro médico local en Marathon, pero después fue aerotransportada al Nicklaus Children’s Hospital en Miami.


La familia de Leland Rudeen emitió un comunicado en Facebook el jueves diciendo que había muerto un día después de someterse a una resonancia magnética en el Nicklaus Children’s Hospital.

“Poco después de los devastadores resultados de la resonancia magnética, mientras estábamos tratando de entender algunas decisiones difíciles que teníamos por delante, Leland tomó la decisión de nuestras manos y comenzó su declive indoloro”, se lee en el comunicado. «Nuestra princesita está descansando ahora».

La Oficina del Sheriff del condado de Monroe confirmó el viernes la muerte, informó el Miami Herald.

Las autoridades no sospechan un acto intencional, dijo el portavoz Adam Linhardt.


Su padre, Benjamin Rudeen, había estado actualizando noticias sobre el estado de su hija desde entonces en su página de Facebook. El lunes, informó que los riñones y el corazón de Leland estaban mejorando, pero que su cerebro y pulmones no.

En el comunicado que anunciaba su muerte, Rudeen dijo que la familia estaba donando los órganos de Leland a niños necesitados.

En Gofundme una cuenta busca recaudar fondos para los gastos médicos.