Embajada de España en Cuba. Foto: Flickr/ Kurt Bauschardt Licencia (CC BY-SA 2.0)

El ejecutivo español aprobó ayer martes una reforma del Reglamento de Extranjería de España, mediante Decreto Legislativo, dicho cambio beneficiará a cubanos y a otros migrantes en el país ibérico, recoge el portal de noticias CiberCuba.

Según la nota oficial, a partir de la creación de la figura del confidente y la Unidad de Tramitación de Expedientes de Extranjería (UTEX), se facilitará a los migrantes acceso a empleos, reunificación familiar. Además en el caso de los estudiantes se les concedería una regulación laboral.


De acuerdo a estadísticas de ACNUR y ONGs, esta reforma legal habría de beneficiar a 23.500 ciudadanos cubanos que permanecen en situación irregular en España.

Por su parte, el anuario del Instituto Nacional de Estadística (INE), arroja que 188.353 cubanos han emigrado y permanecen en España, de los cuales 96.886 han logrado naturalizarse, y otros 67.967 han obtenido la residencia legal.

Algunas de las modificaciones más relevantes son la de favorecer la permanencia de los estudiantes, permitiéndoles trabajar, siempre que la labor sea compatible con el área de estudio, y no excediendo las 30 horas semanales.

Asimismo se eliminan las restricciones para que los estudiantes se incorporen al mercado laboral, una vez finalicen sus estudios, ya no habrá que esperar tres años en el país ibérico para poder obtener permiso de trabajo.

De igual modo para arraigo social, solo se valorará cumplir con la normativa de Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en la actualidad de 1.000 euros brutos mensuales, con catorce pagos anuales.


En cuanto a la reunificación familiar, dicho cambio legislativo crea un régimen propio del «familiar del ciudadano español que desea mantener en España su unidad familiar, y también flexibiliza los requisitos de reagrupación» de la familia «cuando afectan a menores extranjeros, o a personas con discapacidad o en situaciones de vulnerabilidad».

En el mismo orden, «la nueva figura de arraigo por formación, concede una autorización de residencia por un período de 12 meses; prorrogable otro año, a los extranjeros que han permanecido en España de forma continuada durante un periodo mínimo de dos años, siempre que se comprometan a realizar una formación homologada, ya sea en instituciones estatales o privadas».

Al tiempo, que en lo que respecta a la migración regular, la modificación al reglamento agrega tres grandes novedades:

Se pretende favorecer el arribo de emprendedores y pequeños y medianos empresarios, con una racionalización de los requisitos exigidos para los trabajadores autónomos, procedentes de terceros países.

La reforma también tiene como objetivo facilitar los trámites de contratación en origen, incorporándolos automáticamente al Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, estipulados por la Comisión Delegada de Asuntos Económicos; a propuesta del Ministerio de Inclusión, promotor de la iniciativa y una reducción de plazos.

Y por último, garantizar mayor estabilidad a trabajadores y empresas, reduciendo las cargas administrativas; estableciendo autorizaciones plurianuales, que habilitarán a los migrantes a trabajar nueve meses al año durante un cuatrienio, a través de los cambios en el modelo de migración circular.