«Mixology Ice», el popular negocio de unos cubanos de Miami (Imágenes tomadas de redes sociales)

Comerciantes cubanos en Miami se han dado a la tarea de sacar algo inigualable al mercado fabricando cubos de hielo artesanal. Un ejemplo una esfera de oro de 18 quilates cubierto por capas de hielo transparente, que mostraron los emprendedores ante las cámaras de Telemundo 51.


«Son láminas comestibles que se usan mucho en la pastelería y en un proceso de prensado, nosotros logramos hacer láminas que se quedan dentro de dos capas de oro, y luego recortas esa lámina en la franja de hielo que necesitas para poder hacer la bola», comentó Carlos Manuel Leal, propietario del singular negocio en el sur de la Florida.

«Es una pieza muy limpia, resalta muchísimo y se demora de 30 a 45 minutos en diluirse completamente. Te enfría el cóctel, pero no te lo destruye, no te lo agua», detalla el fundador de Mixology Ice sobre la innovación en el mundo de la coctelería.

Los cubanos que han experimentado trabajar el hielo con oro y hasta con flores, encontraron la oportunidad de negocio y creación en el año 2014.

«Los hacemos con fresas, con cáscaras de frutas. Con todo, siempre que sea comestible porque tenemos una premisa: todo lo que se le ponga al hielo debe estar aprobado, debe ser beneficioso para la salud», explicó Leal.


Para fabricar el hielo, primero se filtra el agua y luego se coloca en máquinas, donde el preciado líquido se transforma en un producto sólido.

«El hielo no es transparente por la calidad del agua. Eso es un mito. Es porque el agua se mueve constantemente durante un movimiento de enfriado que es unidireccional: de abajo hacia arriba», dio a conocer el experto.

«Lo que significa que sea transparente es que no tiene gases, no tiene huecos. Es cien por ciento masa de agua y esa es su diferencia fundamental», agregó.

La popularidad del negocio sin duda hacer del hielo arte, los productos de Mixology Ice salen desde Miami cada mes, para ser distribuido en diferentes ciudades de EEUU, donde las personas están ávidas de ver la novedad, pues las esferas no se derriten.

Mientras sus creaciones también se venden en muchos bares y sitios de Miami, los creadores buscan nuevas combinaciones y diseños para motivar con el factor sorpresa a su clientela.