Stuart Young, titular de Comunicaciones de Trinidad y Tobago anticipó que podría haber conversaciones con el régimen de La Habana para tratar la deportación de los cubanos que fueron detenidos el pasado viernes, acusados de obstruir la vía pública, y protestar de manera ilegal frente a la sede de ACNUR, entidad de Naciones Unidas en Puerto España, informa Martí Noticias.

«En alguna etapa, vamos a conversar a través del Ministerio de Seguridad Nacional con el embajador cubano en Trinidad y Tobago para averiguar qué podemos hacer sobre la repatriación y deportación de estos individuos», declaró el ministro a la prensa.

«Ya he hablado con la oficina de la ONU para los Refugiados y la ONG Living Waters, la Policía e Inmigración acerca de los ciudadanos cubanos, el próximo paso será hablar con el gobierno cubano y averiguar qué está pasando», agregó.

«Por lo que he visto en un informe, hasta la ONU en Trinidad y Tobago es incapaz. Son ellos quienes están desarrollando un proceso. Han sido incapaces de desarrollar un proceso para procesar a estas personas rápidamente», expresó Young en referencia a que su país no tiene una legislación nacional para abordar estas situaciones, e hizo alusión al rol de Naciones Unidas.


«Mi entendimiento del estatus de refugiado es que si son reconocidos por la ONU, la ONU los puede reasentar en otras naciones. Ellos tienen tratados y acuerdos para que ellos inicien nuevas vidas allá. Trinidad es como un país puente. Pero todo debe llevarse a cabo conforme a nuestras leyes», detalló.

Aunque no se sabe a ciencia cierta si los 78 cubanos apresados por manifestarse frente a la ACNUR está en un centro de detención de inmigración, o en un penal de máxima seguridad, según otras fuentes, el diario local Guardian dio a conocer que se le impuso una fianza de cinco mil dólares a cada antillano, pero ninguno pudo usar ese recurso, a falta de fondos.

Los cubanos fueron acusados bajo la sección 64 de la Ley de Ofensas, por haber obstruido espacios públicos en la calle Chancery Lane, de momento se sabe tendrán que pasar hasta un mes de privación de libertad, y pagar una multa de 200 dólares.

Los isleños detenidos están huyendo de la opresión y persecusión política, sostuvo el abogado Wendell Louis, que además aseguró apelarían el caso.