La nueva moda entre las mujeres millennials rusas adineradas, es hacer que sus bebés nazcan en Miami.

Durante años las embarazadas chinas viajaban a California para que sus hijos tuviesen la ciudadanía estadounidense, para la millennials rusas el fenómeno reciente y en expansión tiene un perfil de marca de status.

Los paquetes de vacación-parto pueden llegar a costar 84.700 dólares, informa The Daily Beast: esa opción incluye un apartamento en las torres lujosas de Sunny Isles —una localidad al norte de Miami Beach catalogada como “la Pequeña Rusia”, y un coche con chófer.

Будущие мамочки🤰🏾пусть Вас не пугает незнакомая страна или отсутствие близких людей и мужа рядом. Основная задача Baby Boom – помочь всем, кто не имеет возможности или желания решить все возникшие вопросы по организации родов в Майами. Мы окажем всестороннюю поддержку, если Вы испытываете сложности с иностранным языком, не хотите тратить время на изучение информации о клиниках, врачах, оформлении документов, жилья и транспорта. Проведите свою беременность на океане с комфортом, а мы всегда будем рядом 🤗🌺


Una publicación compartida de Baby Boom💥 (@baby_boom_usa) el

“Cruzan la calle y hay un mercado ruso, un médico ruso, un abogado ruso, es muy cómodo”, dijo Roman Bokeira, director de la Asociación de Agentes Inmobiliarios estatal acerca de Sunny Isles.

“El pasaporte estadounidense es un gran plus para el bebé. ¿Por qué no?”, comentó Olesia Reshetova.

Y sobre la razón de elegir Miami, otra gestante rusa opinó: “Y los médicos, el nivel de educación. Es un lugar muy agradable para quedarse en el invierno”

Todo nacido en territorio estadounidense es ciudadano automáticamente, y en virtud de eso obtiene el derecho a vivir, trabajar y recibir beneficios en el país, advierte la Enmienda 14 de la Constitución de los Estados Unidos.

Aunque el pequeño crezca en Moscú, o en donde sea, a los 21 años podrá también reclamar a sus padres, y así facilitarles una Green Card.

The Daily Beast, resalta que, “algunos futuros padres vienen con un presupuesto, renuncian a los paquetes caros y eligen un estilo hágalo-usted-mismo. Una estadía de tres meses en los suburbios de Miami, sin lujos y con las cuentas médicas incluidas, puede costar USD 20.000”.

Diversas compañías ofrecen servicios médicos, y de documentación del bebé. Una de las empresas estimó que trae a unas 100 rusas anualmente, también de otros países aledaños.

Aunque sus oficinas centrales están en las afueras de Miami, también tienen sucursales en Moscú, Kiev, y otras ciudades.

Alguna tuvo uno que otro inconveniente en la esfera legal, pero todo el proceso se hace en cumplimiento de la ley estadounidense, y los pequeños regresan a la tierra de sus padres con un pasaporte azul, el norteamericano, y uno rojo, el ruso.

No existen estadísticas oficiales acerca del turismo-bebé en Miami, pero se sabe que desde principios de este siglo XXI, el nacimiento de niños de padres extranjeros aumentó un 200%.

Otra madre rusa explicó a NBC: “Pago con mi dinero, lo traigo aquí, a los Estados Unidos. No sé qué elegirá mi hija en el futuro. Pero si puedo gastar mi dinero para que ella pueda elegir, ¿por qué no?».

(Con información de Infobae)