El nuevo Secretario de Estado designado por el presidente Donald Trump, Mike Pompeo es un abierto crítico del Gobierno de Nicolás Maduro, y de todo lo que hay detrás.


Pompeo ha sido critico de la posibilidad de cerrar la cárcel de Guantánamo, y se opone a la idea asumiendo una de las líneas conservadoras más fuertes.

Luego de que Trump revirtiera la apertura que inauguró el ex mandatario Barack Obama hacia la Isla, las relaciones con el Gobierno comunista han vuelto al congelador, la política por parte del halcón del Partido Republicano, como se le considera a Pompeo, no podría estar más clara.

El ex director de la CIA, es un político de línea dura, que ha logrado una gran sintonía con el presidente Donald Trump, de quien es un ferviente defensor, incluso desde los servicios secretos se dice que se ganó al presidente, en las reuniones informativas sobre seguridad, apunta Diario Las Américas.

Desde enero de 2017, Mike Pompeo como director de la CIA ha manifestado su preocupación por lo que ocurre en Venezuela, y ha dejado en claro que a Estados Unidos le interesa que el país suramericano sea un Estado estable y democrático.


El senador de origen cubano Marco Rubio al enterarse de la designación de Pompeo como Secretario de Estado rápidamente apoyó el cambio.

“Conozco bien a Mike Pompeo. Él es una excelente elección. Su experiencia como Director de la CIA, oficial del ejército y congresista, y su liderazgo comprobado en cuestiones de seguridad nacional le otorgan calificaciones únicas para dirigir el Departamento de Estado en esta coyuntura crítica”, dijo Rubio a través de un comunicado.

“Con entusiasmo apoyaré su nominación y tengo la esperanza de que pueda ser confirmado rápidamente”, añadió el senador por la Florida.

Por su parte James Cason, ex embajador en Paraguay, y ex jefe de misión en La Habana, expresó: “Rex Tillerson fue una gran decepción, fue un desastre. Teníamos grandes esperanzas de que traería una buena administración al Departamento, pero todo lo que parece querer hacer es reorganizar, reducir personal”, concluyó el embajador retirado.

Según un ex funcionario de alto rango del Departamento de Estado y la Casa Blanca: “Pompeo tiene una gran tarea por delante, pero ha demostrado su capacidad para liderar una organización muy grande”.

“Pero lo más importante, es que [el Departamento de Estado] ganará un líder cercano al presidente. Esa es la clave”, acotó.

Con Pompeo como Secretario de Estado Venezuela podría enfrentar sanciones más duras, al igual que Cuba.

(Con información El Nuevo Herald y Diario Las Américas)