Mike Pompeo aplaudió a los países que han expulsado a supuestos médicos cubanos que trabajan para el régimen (Imagen de archivo)

El jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo prometió que EEUU ayudará a que los gobiernos legítimos en América Latina eviten que las protestas «se conviertan en sublevaciones», al tiempo que acusó a los regímenes de Cuba y Venezuela de intentar apropiarse de las manifestaciones democráticas en la región, reporta Martí Noticias.


Pompeo explicó que «Cuba y Venezuela han tratado de secuestrar las protestas legítimas en países de la región para sus propios fines ideológicos, algo que esas naciones no han tolerado».

El secretario de Estado de Estados Unidos, detalló que nadie en la región cree que el autoritarismo es el camino a seguir y que si se mira a los pueblos de Cuba, Venezuela o Nicaragua todos pueden ver un mejor camino, diferente al que se vive actualmente en esos países.

Asimismo expuso que los regímenes totalitarios no representan una amenaza para Washington, y que EEUU no puede tolerar que estos gobiernos inviten a lo que denominó «malos actores» a que conviertan democracias en dictaduras, finalmente puso a Irán y a Rusia, como ejemplos.

De igual modo resaltó las diferencias sustanciales entre la política de Donald Trump y la de su predecesor Barack Obama, hacia Cuba, del demócrata dijo «mimaba al gobierno cubano».


Según Pompeo, se dieron cuenta «de que la política de compromiso no mejoró al régimen cubano, que el récord de derechos humanos empeoró, que la situación del pueblo empeoró, y que aumentó la capacidad de Cuba de influir en Venezuela, así que cambiamos eso».

El funcionario que participó con un discurso titulado «El realismo diplomático, mesura y respeto en América Latina», impartido en la Universidad de Louisville, Kentucky, dijo además que la administración actual le ha permitido a los estadounidenses demandar al régimen castrista para recuperar las propiedades que les fueron robadas hace décadas.

Por último Pompeo aplaudió a los países que han expulsado a supuestos médicos cubanos que trabajan para la dictadura.