¿Se ha recrudecido la represión en Cuba, con Miguel Díaz-Canel como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros? Esta semana el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció el auge de la represión en la Isla, a solo dos meses de que Miguel Díaz-Canel fuese designado Jefe de Estado.


La OCDH solicita a la región y a los países europeos, así como a organizaciones democráticas prestar atención a la situación en Cuba.

“Pedimos a los Gobiernos democráticos de las Américas y la Unión Europea, organismos de defensa de la libertad de expresión, gremios periodísticos, medios de comunicación y a cualquier activista democrático dispuesto a escuchar, que presten atención y denuncien la represión de las autoridades cubanas contra opositores y periodistas”, puntualiza el Observatorio.

“De nada vale especular si realmente es Díaz-Canel quien gobierna Cuba, porque, sea cual fuere la respuesta, él es el responsable actual, al menos formalmente”, acota la entidad.

El Observatorio Cubano responsabiliza al nuevo gobernante de Cuba “de cada detención arbitraria, de cada impedimento de salida del país, de cada proceso judicial contra disidentes, de cada amenaza y del hecho de que miles de cubanos hoy vivan en la precariedad”.


Haciendo un recuento de algunos de los incidentes más “graves” de los últimos días, la organización expone el caso del científico cubano Ariel Ruiz Urquiola, quien permanece en huelga de hambre y sed e ingresado en la sala de penados de un hospital de Pinar del Río, a quien le niegan ver a su familia, y está dispuesto a proseguir con su protesta aunque ello le cueste la vida, de acuerdo a la OCDH.

Asimismo mencionan a “tres presas políticas cubanas pertenecientes al colectivo Damas de Blanco” que “están siendo acosadas en la cárcel por reclusas bajo las órdenes de la Seguridad del Estado”.

Subraya también que la policía política ha lanzado un fuerte operativo contra miembros de la ICLEP (Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa), allanando sus casas, la sede, y decomisando sus equipos.

Menciona de igual modo el vandalismo por elementos del régimen acometido contra la vivienda de la activista Arianna López en Placetas, Villa Clara; y el incremento de los registros policiales y detenciones violentas contra activistas de la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba), entre otros casos de hostigamiento por parte de la Seguridad del Estado contra opositores y periodistas independientes a lo largo y ancho de la Isla.

(Con información de Diario de Cuba)