El escritor cubano Miguel Barnet, quien es diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y funge como presidente de la oficialista Unión de Escritores y Artistas (UNEAC), propuso en la sesión del fin de semana que pasó, modificar el calificativo de “traición a la patria”, con el que cargan todos los cubanos que abandonaron la Isla mientras cumplen misión en el extranjero, incluidos médicos, artistas y deportistas, o aquellas personas que decidieron no volver a residir en Cuba, por cuestiones económicas o políticas.

“Yo creo que ese concepto de traición a la patria al que estamos acostumbrados hay que modificarlo. Hay que modificarlo porque hoy muchos de los que hemos calificado de traidores se han repatriado en Cuba y vienen y comparten con el resto de los cubanos”, explicó Barnet en su intervención.

De acuerdo a su lógica, son traidores a la patria, quienes se pasan al ejército enemigo, o están al servicio de una potencia extranjera, o aquellos capaces de cometer un ataque terrorista, recoge Diario de Cuba.

Por su parte, el secretario del Consejo de Estado, y miembro destacado de la comisión que preparó el anteproyecto de la nueva Constitución, Homero Acosta cuestionó:


“Hablando jurídicamente y la traición a la patria como concepto lo tiene que ampliar una norma jurídica, no un discurso. (…) Es sencillo y por eso no quiero introducirme en esas cuestiones que lo que hacen es enrarecer el concepto a partir de los planteamientos que está haciendo Miguel Barnet”.

“La traición es un delito y tiene que estar configurado en una norma penal. Y las sanciones que conlleve y las formas en que se ejecuta la traición a la patria no es un dicho, están establecidas en las normas jurídicas. Y no puede ser ambivalente. Si se incorporan otros elementos, lo que se hace es aumentar la duda, y generar más dudas en la población”, planteó.

Desde que Fidel Castro llegó al poder en 1959, a los cubanos que abandonaban el territorio nacional por razones ideológicas, desavenencias políticas, o el deseo de hacer su vida en otro lugar, se les llamó “traidor a la patria”, y el calificativo ha servido para dividir a los cubanos dentro de la Isla.

Otra modalidad del régimen cubano ha sido negarle la entrada a la Isla, a los cubanos que han expresado abiertamente una postura crítica contra el gobierno, y a los médicos, deportistas y artistas que han abandonado misiones en el extranjero, acusándole de “desertores”.

(Con información de Diario de Cuba)