Este miércoles la policía de la ciudad de Miami lanzó un proyecto destinado a proteger a la comunidad LGBTQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) de actos como discriminación y violencia.


Aunque en esta localidad desde hace veinte años no se reporta un delito contra miembros de la comunidad LGBTQ, es importante que las personas se sientan seguras si llegaran a ser víctima de discriminación o violencia.

Según el jefe de la policía, Rodolfo Llanes el proyecto o programa se titula “Un lugar seguro”, y el compromiso de las autoridades dice “es tratar a la comunidad de manera igualitaria”.

El proyecto busca que los comerciantes de la ciudad hagan de sus negocios un lugar seguro para los miembros de esa comunidad.

El jefe de la policía cita un informe del FBI que deja saber que los llamados “delitos de odio” contra homosexuales, lesbianas, transexuales y otras identidades de género han subido en el ámbito nacional.


La buena nueva es que los dueños de los negocios y sus empleados recibirán entrenamiento por parte de los policías para localizar a las autoridades y poder darle amparo a una persona que desee encontrar un lugar seguro para comunicarse con los oficiales y denunciar su caso, ayudando así a generar una campaña contra la homofobia y transfobia.

Uno de los voceros de los oficiales en Miami, Christopher Moss dijo, “esto será beneficioso para nuestros residentes. Estamos tratando de evitar y controlar ese tipo de delitos”.

Esta iniciativa responde a un programa nacional, de hecho hay varias ciudades que ya lo siguen entre ellas, Miami Beach.

“Esto hará que se unan los habitantes de Miami y su policía en la ayuda de las víctimas de delitos de discriminación y violencia contra una comunidad”, afirma Moss.

Aquellos negocios que respondan al llamado de la policía en Miami, recibirán una calcomanía que los identificará como lugar seguro para la comunidad LGBTQ.

(Con información de Diario Las Américas)