Los exiliados cubanos en Miami enviaron unas 16 toneladas de ayuda humanitaria a los cerca de 800 compatriotas que esperan en Nuevo Laredo, México, por un alivio migratorio que les permita entrar en Estados Unidos.

El envío consiste en artículos de primera necesidad, como medicinas, alimentos y productos de higiene, entre otros, que serán distribuidos por las iglesias que están brindando apoyo a los inmigrantes, según informaron los organizadores de la iniciativa, que sigue recolectando productos con ese fin.

Los cubanos quedaron varados en la frontera luego que el expresidente Barack Obama suprimiera la política de ‘Pies secos-pies mojados’, en los últimos días de su mandato.