Brickell Miami Máscaras. Foto: Cuba en Miami

El condado de Miami Dade y el estado de Florida firmaron un acuerdo para contratar un personal especial que se dedicará a rastrear a esas personas que han estado en contacto directo con un enfermo de coronavirus.


El alcalde dijo que los equipos legales del condado y del estado trabajaron el miércoles por la noche para finalizar los detalles del acuerdo que busca contratar un total de 250 personas para dedicarse a esta función.

«Aprecio el compromiso del gobernador de ayudar a expandir el rastreo de contactos en el sur de Florida, en donde COVID-19 ha golpeado más duro», dijo Giménez en un comunicado.

Los rastreadores de contactos trabajarán para el Departamento de Salud de Florida, pero se pagarán con los fondos del Condado de Miami-Dade recibidos de la Ley CARES federal.

Además el alcalde anunció que pronto se lanzará un «Programa de Empoderamiento Comunitario» voluntario a través de una aplicación en la que los residentes pueden rastrear los puntos críticos de virus.


«Todas estas herramientas pueden ayudarnos a reducir la curva COVID-19», dijo el alcalde. «Lo más importante es que todos los residentes deben asumir la responsabilidad y ayudar a detener la propagación del virus usando máscaras en todos los espacios públicos, dentro y fuera, y manteniendo el distanciamiento social de al menos 6 pies, así como lavarse las manos con frecuencia».

Giménez está instando a los residentes a que hagan su parte para que la tasa de positividad del condado finalmente pueda disminuir. Hasta el miércoles, el condado de Miami-Dade reportó 2.916 nuevos casos de COVID-19 durante el último día.

«Si todos hacen su parte, veremos que nuestra tasa de positividad baja, nuestros hospitales no se verán abrumados y podremos comenzar a reabrir negocios guiados por las nuevas reglas», dijo Giménez.