Ocean Drive en Miami Beach- Foto de Cuba en Miami

La ciudad de Miami Beach ha tomado la decisión de poner fin temporariamente a los alquileres de turismo a corto plazo.


La medida entrará en vigor el jueves a las 12:01 am.

«Los alquileres a corto plazo y de vacaciones cancelarán todas las reservas existentes y se abstendrán de aceptar nuevos huéspedes o hacer nuevas reservas, hasta que la orden expire o se modifique de otra manera», dijo la ciudad en un comunicado de prensa.

La decisión se produce en medio del aumento de los números de casos de COVID-19 en el sur de Florida.

Los líderes en Miami-Dade, el condado más afectado por el nuevo coronavirus, han buscado varias formas de evitar grandes reuniones que, según dicen, está ayudando a que el virus se propague por la comunidad.


Entre otras medidas se encuentra la del cierre de comedores en restaurantes, dejando solo el servicio disponible para mesas al aire libre. También el cierre de bares para contener la venta de alcohol.

La ciudad de Miami Beach a pesar de las medidas ha tenido un contratiempo en la lucha contra la indisciplina. Recientes peleas se han registrado en Ocean Drive entre personas que no usan máscaras, ni cumplen con las pautas de distanciamiento social.

La ciudad ha pedido a la policía mayor presencia para combatir la ola de criminalidad y violencia desatada en los últimos días.