En el día de ayer, 28 de junio, la primera dama Melania Trump completó su viaje a Arizona con una visita a un centro que alberga a niños indocumentados en Phoenix, tras recorrer en la mañana otro centro de detención temporal de migrantes.

La esposa de Trump visitó estos albergues para menores migrantes, con el objetivo de conocer el proceso que pasan los niños luego de ser detenidos.

En Phoenix un grupo de activistas realizaron una protesta contra las políticas migratorias del presidente estadounidense, Donald Trump, al tiempo que Melania se desplazaba al centro de detención de esa localidad.

Como también lo hizo en Tucson, la primera dama participó en una mesa en la que detallaron el funcionamiento de este centro en Phoenix.

“Es genial estar aquí. Quería venir aquí y ver su instalación y conocer a los niños y quería agradecerles a todos por lo que hacen”, expresó Melania.

La esposa del presidente añadió estaba allí para “apoyarlos”, y les pidió que le hicieran saber que pudiese ella hacer para “ayudarlos”, recoge Diario Las Américas.

Los trabajadores le indicaron a Melania, que los pequeños pasan un promedio de 47 días en el centro, y ella concluyó diciéndoles “gracias por cuidar de los niños”.

El diario de Miami agregó que mientras la Melania Trump recorría el albergue, en el exterior defensores de los derechos de los inmigrantes mostraban pancartas donde mostraban su indignación a las políticas de separación de familias y un muñeco inflable con la imagen de su esposo, rodeado de una túnica del Ku Kux Klan, gritando algunas consignas.

La semana pasada Melania viajó a la ciudad fronteriza de McAllen (Texas), la primera dama fue criticada por varios medios de prensa, y usuarios en la red, por usar una chaqueta donde se leía el mensaje: “En realidad no me importa, ¿y a ti?»

La portavoz de Melania Trump salió en defensa de la esposa del mandatario, y dijo que ella había elegido esa ropa por casualidad, y que no llevaba ningún mensaje oculto.

(Con información de Diario Las Américas)