Un médico cubano que llevaba más de dos años detenido en un centro de inmigración de ICE en el estado de Louisiana, fue puesto en libertad y dio unas breves declaraciones a Telemundo Noticias.

«Estoy super feliz y super contento», dijo Miguel Hevia al citado medio.


«Hace un mes pensaba que nunca iba a salir y ahora estoy acá afuera», añadió el cubano que a partir de ahora comienza una nueva etapa en su vida.

El joven, que participó en una huelga de hambre en el centro de detención, se encuentra hoy en libertad, pero es limitado los lugares a donde puede ir ya que tiene un grillete de seguridad en un tobillo.

«Nos detuvieron como si fuéramos criminales. Ahora mismo me pusieron un grillete que normalmente es para una supervisión que me va a hacer ICE para ver mi comportamiento», dijo.

Su abogado confirmó a Telemundo que el joven tiene orden de deportación. Pero bajo supervisión de ICE puede obtener un permiso de trabajo, y posteriormente tiene dos opciones: puede aplicar a un perdón de inmigración o reabrir su caso para evitar la deportación.


Hevia tiene familia en el sur de la Florida. Sus planes son luchar por su libertad y mientras se quedará con un hermano residente en West Palm Beach.