Una doctora cubana envió un fuerte y conmovedor mensaje a sus colegas en Brasil, a propósito de que el régimen de La Habana anunciara que se retira del programa Más Médicos, a raíz de su desacuerdo con el gobierno electo de Brasil, que colocó sobre la mesa de negociaciones la opción de pagar directamente a los galenos, para que el castrismo no los siguiese explotando.

Cuba está presionando fuertemente a los familiares de los médicos en el país caribeño, para que no acepten el asilo brindado por el presidente Jair Bolsonaro, y a su vez han anunciado ofrecerán ventajas aduanales a los profesionales para que puedan enviar pertenencias a sus hogares en la Isla, reporta el periodista Mario J. Pentón de El Nuevo Herald.

«A ustedes colegas que están en Brasil, no se dejen intimidar, creen su futuro, es increíble como el gobierno de Cuba no acepta, que nosotros los médicos, me incluyo, tengamos el salario que nos pertenece por nuestro esfuerzo, por dejar a nuestras familias en Cuba, por dejar a nuestros hijos en Cuba durante muchísimos años», expresó la médico cubana graduada en 2010 en la Isla.

También menciona que a los galenos en la misiones les es arrebatado la mayor parte de lo que ganan por el Gobierno cubano, y que son enviados a lugares alejados y peligrosos, donde muchos arriesgan sus vidas, e incluso la han perdido.

«Estoy arriesgándome a que nunca más me dejen entrar a #Cuba, pero este es el momento», escribió el reportero en la red social, haciéndose eco de las palabras de la trabajadora de la salud.

Bolsonaro comentó el viernes que la situación de los médicos cubanos es «prácticamente de esclavitud», y ratificó su gobierno otorgaría asilo a quienes deseen abandonar la misión médica.

Por su parte el canciller cubano Bruno Rodríguez, consideró “indignante e inaceptable la referencia de esclavos” hacia el personal médico de la Isla, por parte del presidente electo de Brasil.

Además en un mensaje cargado de rabia, el titular de Exteriores cubano, calificó al nuevo Gobierno de Brasil como «apologista de la dictadura militar brasileña, supremacista, unilateralista, racista y xenófobo».