El cubano Yampier Hernández decidió abandonar la Isla en 2016 para probar suerte en el boxeo profesional.


Ahora, el medallista de bronce olímpico del 2008 tiene previsto debutar el 9 de junio en una velada con sede en La Scala del Downtown de Miami, junto a varios compatriotas.

El habanero de 32 años concedió la siguiente entrevista al diario el Nuevo Herald:

Todavía hueles a Cuba, ¿cómo han sido estos primeros meses?

«No puedo quejarme. Ya le ha ido agarrando el paso a esta nueva vida y desde que llegué tuve la suerte de comenzar a entrenar para debutar en el boxeo profesional, que es algo que deseaba hacer desde hace tiempo».


¿Ha sido brusco ir de lo amateur a lo profesional?

«Diría que ha sido gradual. Hay que prepararse mucho más. Olvidarse de que a los tres asaltos se acabó todo, de que no hay un mañana después de unas cuantas derrotas. Hay que tirar los golpes con contundencia, pero creo haberme adaptado bien».

Después de la medalla en Beijing, ¿por qué decides venir?

«El boxeo en Cuba y en lo amateur en general ya me quedaba chiquito. Quería probar algo nuevo, tener otra aventura. Ya no me sentía con ganas de seguir entrenando allá. No sé qué me habría pasado sin un nuevo reto».

Estás entrenando con Pedro Roque, ¿entonces sigue con un buen vínculo cubano?

«Es un gran técnico. El fue quien me entrenó en Cuba y el que me llevó a la Olimpiada. Posee grandes conocimientos y siempre destacó desde sus tiempos al frente de la escuadra nacional cubana. Tenerlo a mi lado ha sido positivo».

¿Qué puede esperar de ti el público de Miami?

«Imagino que todos los que llegaron antes que mi dijeron lo mismo, pero solo les puedo decir que no dejen de ir a la velada del 9 de junio, porque van a ver un buen espectáculo de alguien consciente de lo que eso significa en los Estados Unidos».

¿Cómo te venderías a ti mismo para promocionarte?

«Diría que soy un boxeador con mucho estilo, pero como te dije consciente de la polémica sobre los cubanos. Así que si hay que guerrear, pues a guerrear. A eso fue a lo que vine».

¿Cómo te imaginas dos años después de ese día del debut?

«Me siento fuerte, motivado. Te diría que me veo campeón del mundo, pero sé que primero deben ocurrir muchas cosas. Tengo que poner de mi parte y que la parte del negocio del boxeo sea buena para mí. En todo caso, me veo mejor que ahora».

(Con información de el Nuevo Herald)