Por primera vez en su historia, Cuba invertirá 450 millones de pesos en el sector hidráulico, 332 de los cuales se destinan a obras de construcción y montaje; pero, la mayor parte de esa inversión no estará dirigida a beneficiar a la población, sino a abastecer de agua a los programas turísticos en Holguín, Cayo Coco, Varadero y los cayos en la costa norte de Villa Clara.

En declaraciones a la televisión estatal, un funcionario de la oficina nacional de Recursos Hidráulicos dijo que la rehabilitación de las redes de las ciudades se acometería con financiamiento exterior con bajos intereses y facilidades de pago.

En la isla de gobierno comunista, las obsoletas y degradadas redes conductoras ocasionan que más de la mitad del agua que se bombea no llegue a su destino, lo que representa uno de los problemas principales para el abastecimiento del preciado líquido.