Más de 366 mil cubanos llegaron o intentaron llegar a Estados Unidos durante los ocho años de la administración de Barack Obama (2009-2016), lo que constituye una de las mayores olas migratorias desde la instauración de un régimen comunista en la isla.

Las estadísticas reveladas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Estado indican que durante la presidencia de Obama arribaron al territorio estadounidense de manera irregular, por vía terrestre o en viajes marítimos 185,863 cubanos, mientras que si se incluyen los que fueron interceptados en el intento en el Estrecho de la Florida o en zonas del Atlántico o el mar Caribe, la cifra asciende a 206,522, de acuerdo con un análisis de Telemundo 51.

Agregando a estos números la cantidad de cubanos que han emigrado legalmente en este período como parte de los programas de 20 mil visas anuales y de reunificación familiar, el gran total se eleva hasta los 366,522, una avalancha migratoria que supera incluso los períodos de máximas estampidas al comienzo de los años 60 o durante el éxodo del Mariel en 1980.

Solo por la estación migratoria de Laredo, Texas, llegaron 35,934 cubanos en el 2016, una cifra similar a los que arribaron durante la crisis de balseros de 1994.


El análisis de Telemundo 51 está basado en los registros de los años fiscales, incluidas cifras parciales del período fiscal 2017, que comenzó el pasado 1 de octubre, por lo que los números totales pudieran ser más elevados.

Las estadísticas confirman además que el punto climático de la ola migratoria se produjo a partir del 2013, cuando el gobierno de Raúl Castro flexibilizó las salidas de los cubanos al exterior, sin el requisito obligatorio del permiso de salida.

En apenas cuatro años fiscales (2013-2016), la entrada irregular de cubanos por puntos de la frontera mexicana y por mar superó los 141,000, el 76 por ciento del total de los que llegaron desde el 2009.

Justamente, la eliminación del decreto de “pies secos, pies mojados”, establecido en 1995, es un portazo a las entradas irregulares de cubanos por mar, tierra y aeropuertos. Obama anunció un viraje a la política migratoria hacia Cuba el pasado 12 de enero, lo que marcó una restricción de concesión de parole a los miles de inmigrantes que accedían a territorio estadounidense, con los correspondientes beneficios de ayuda financiera, alimentos y seguro médico.

Desde esa fecha, los cubanos que intentan entrar sin visa a Estados Unidos son arrestados y procesados para una repatriación expedita.

Estas son algunas de las cifras de la inmigración cubana a EEUU, registradas en años fiscales a partir de 2009:

Entradas irregulares por puntos fronterizos (2009-2016): 168,647 (de ellos 126,697 por la frontera mexicana)

Entradas por la frontera mexicana en 2017: 12,216

Interceptados en el Estrecho de Florida (2009-2016): 15,220

Interceptados en el Estrecho de Florida en 2017: 1,354

Arribos por las costas de Florida (2009-2015): 4,043

Visas de no inmigrante (2009-2015): 175,897

Residencias permanentes otorgadas (2009-2015): 275,093

Cubanos naturalizados (2009-2015): 171,550