Un avión de la compañía aérea Aeroflot sufrió una fuerte turbulencia en un vuelo que cubría la ruta entre Moscú (Rusia) y Bangkog (Talandia) y dejo más de 20 heridos.

Un total de 25 turistas fueron trasladados al hospital de la capital tailandesa a causa de las heridas.

El avión, un Boeing 777, sufrió lo que se conoce como «turbulencia en el cielo despejado» las cuales son impredecibles y en ocasiones fuertes.