El monopolio de Telecomunicaciones cubano (ETECSA) ofrece el servicio Nauta Hogar para particulares en 115 de los 168 municipios de la Isla, por lo que el país caribeño sigue siendo una de las naciones más desconectadas del mundo, de acuerdo a reporte de Diario de Cuba, que cita al periódico oficialista Juventud Rebelde y a Efe.


El Nauta Hogar ha crecido tímidamente, desde que ETECSA empezara a comercializarlo en 2017, por su parte según datos oficiales, la creciente popularidad de la reciente activación de los datos móviles con tecnología 3G, cuenta con más de 1.800.000 usuarios en mes y medio.

El más barato de los cuatro paquetes disponibles de Nauta Hogar, es el de 1 megabit, utilizado por el 95% de los usuarios del servicio, cuyas ofertan oscilan entre los 15 y 70 CUC, paquetes todos a un precio exorbitante para el bolsillo del cubano de a pie, que cobra como promedio 30 CUC al mes.

El servicio Nauta Hogar de la empresa de telecomunicaciones cubana forma parte de lo que el régimen dice es su estrategia para cerrar la brecha tecnológica con el resto del mundo, y avanzar en la apertura de la red de redes, así como la habilitación de cientos de puntos WiFi públicos desde 2015.

Pese a ello, el Gobierno cubano mantiene bloqueados los sitios que se oponen a la dictadura, aunque proclame estar a favor de la informatización de la sociedad.


Supuestamente en 2019, Cuba comenzará a probar el servicio móvil con tecnología 4G en grandes ciudades, de acuerdo a declaraciones del ministro cubano de Comunicaciones, Jorge Luis Perdomo en diciembre pasado.

Antes de la comercialización de los paquetes de datos móviles, el 60% de los 5.900.000 internautas en la Isla, accedían a la red, desde sus centros de estudio y trabajo, con conexiones de baja velocidad.

Si a la calidad del servicio se refiere, la realidad de los cubanos no ha cambiado mucho desde entonces, la conexión sigue siendo débil y cara.