Marino Murillo dice que «no toda la responsabilidad puede caer en el Estado»/Imagen de archivo

Durante una intervención en la Mesa Redonda informativa de Marino Murillo, el denominado zar de las reformas económicas en Cuba, expresó que «no todo puede ser responsabilidad del Estado», ante el malestar que ha generado entre los cubanos el sustancial aumento de los precios de los servicios que reciben los ancianos, de parte de instituciones estatales como el Sistema de Atención a la Familia (SAF) y las Casas de Abuelos, como parte de la entrada en vigor del proceso de «ordenamiento monetario», recoge Diario de Cuba.


Según el funcionario, con «el envejecimiento poblacional, de más de un 21% con personas con más de 60 años, no es posible que toda la responsabilidad caiga en el Estado cubano».

«Tiene que haber también una responsabilidad de la familia. El que más y el que menos tiene un adulto en la familia», añadió.

«Lo que hay que arreglar se arregla siempre que sea posible», comentó en referencia a las quejas de la población.

Y sin revelar detalles, admitió que «ha habido problemas de implantación que se alejan de lo dispuesto».


Actualmente pagar un hogar de ancianos en Cuba puede llegar a suponer el 50% de la nueva pensión mínima de 1.580 pesos cubanos.

Pese a que es común ver ancianos vendiendo productos en las calles del país, luego de que trabajaron para instituciones del Gobierno hasta la edad de su retiro, y muchos ahora viven en la total miseria, Marino Murillo dijo que «ningún cubano quedará desamparado».

Múltiples han sido las quejas y denuncias de la población en redes sociales, luego de que se diera a conocer el precio de los almuerzos del SAF, que cuestan mínimo 13 pesos diarios.

De acuerdo a la Ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó «un grupo de personas» ha dejado de asistir a los comedores del Estado, por los altos precios.

La funcionaria explicó que un equipo de Ministerio de Comercio Interior se encuentra revisando el servicio.

«Que nadie abandone ese servicio porque considere que sus ingresos van a ser insuficientes», sostuvo.

La titular también subrayó que es necesario velar porque el servicio tenga calidad y los locales sean higiénicos, este ha sido uno de los reclamos de las personas que asisten a los comedores por necesidad.

Sin embargo, la pésima calidad de los alimentos del SAF no es una cuestión reciente, es un problema crónico en Cuba, como lo es también el de los almuerzos escolares, y son asuntos que dadas las circunstancias parecen estar lejos de resolverse.