Mariela Castro y la policía impidiendo ayudas

Mariela Castro, hija del dictador Raúl Castro, defendió el actuar de la policía que no dejó entrar las ayudas de la Camerata Romeu sugirió que fueron ellas las culpables de lo sucedido.


Mariela contestó a un comentario en su página de Facebook que la cuestionó por lo sucedido con la Camerata Romeu «Si quieres dialogar exprésate con respeto y sin ironías. Había un grupo de periodista que lo vieron todo y no quieren publicar sobre el asunto por respeto a la cultura cubana» dijo.

Mariela Castro/Facebook

Zenaida Romeu explicó en su cuenta de Facebook lo sucedido.

En el día de ayer nuestra orquesta la Camerata Romeu fue a las zonas más golpeadas por el tornado. Me impresionó al…

Posted by Zenaida Romeu on Thursday, January 31, 2019

En el día de ayer nuestra orquesta la Camerata Romeu fue a las zonas más golpeadas por el tornado. Me impresionó al llegar a la Basílica todo lo que las 18 muchachas tenían disponible para ayudar a otros cubanos sumidos en la tragedia. Llegamos primero a Regla, caminamos en silencio espantadas por la tragedia y preguntando a las personas donde eran los lugares de mayor afectaciones. Siempre encontramos personas que nos indican las familias que tenían situaciones más críticas. Mucha solidaridad en el pueblo. Tranquilas dejábamos en cada hogar lo que considerábamos más útil y necesario para ellos.



Súbitamente,al regresar por un pasillo entre escombros que conducía a viviendas devastadas (donde encontramos hombres recios que lloraban frente a nosotras al ver nuestro gesto humano) nos encontramos con la presencia de la jefa de gobierno del municipio Regla que nos prohibió continuar con nuestra personal y silenciosa ayuda. Le solicitó a la policía que nos “acompañara” fuera de Regla y nos rodearon una docena de ellos impidiéndonos continuar entregando ropa de niño, agua, pan, abrigos, colchas,zapatos, toallas,detergente, jabones… de nuestro propio peculio sin carteles, sin prensa, en silencio sin aglomeraciones,respetuosa y organizadamente.

No puede admitirse q tantas personas estén impidiendo y frenando un gesto solidario que es humano, altruista, hermoso,benéfico, espontáneo propio de lo mejor del ser humano. En lugar de eso nos conminaron a irnos y nos trataron como delincuentes peligrosas.

Es una VERGÜENZA. En esa villa nació mi madre. Ella tenía bellos recuerdos de infancia. NADIE tiene autoridad allí ni en ningún lado y menos usarla para quitarnos la posibilidad de ayudar al prójimo. No hubo incidente alguno que provocara esa reacción deshumanizada fuera de cualquier lógica. No sentimos la menor sensibilidad de parte de ellos. Además no hubo la más mínima situación desagradable que justificara la agresión contra nosotras y lo más bello del ser humano, el sentido de civilidad que parece perdido. Si lo perdemos,perderemos definitivamente el rumbo.

No creo q es una alternativa ni para nosotros los cubanos ni para ningún pueblo del mundo.