Manolín el médico de la salsa habló en redes sociales sobre los artistas que no quieren hablar de política y les dejó un claro mensaje «El gran problema de Cuba es que hay demasiado traidores a la causa, demasiado doble caras y es urgente descartarlos y decirles: Oye, ¿que bola contigo?»


«Yo, puede que no esté de acuerdo con exactamente todo lo que dice Otaola, pero, si estoy de su parte.» dijo en claro apoyo al presentador cubano que se ha convertido en un abanderado en la lucha por cambiar las cosas en la isla.

Aquí les dejamos el texto íntegro de Manolin el medico de la salsa:

Hasta cuando y hasta donde la inconsecuencia y el descaro de algunos cubanos ?

Yo, puede que no esté de acuerdo con exactamente todo lo que dice Otaola, pero, si estoy de su parte.


El gran problema de Cuba es que hay demasiado traidores a la causa, demasiado doble caras y es urgente descartarlos y decirles:
Oye, que bola contigo ?

Como dijo el gran Martin Luther King:
“El problema no son los malos, el problema son los buenos que callan y no denuncian a los malos”.

Cuando Cuba sea libre, los perdonaremos, claro que si, pero ahora es momento de señalarlos y cuestionarlos.

Si en Cuba mi país, hubiera libertad y democracia, yo me dedicaría solo a hacer música, pero no es el caso.

Y cuando estuve en igualdad de condiciones con todos respecto a la música y mi talento, demostré quien era yo, no tengo que recordarlo, fui el número uno hasta que el gobierno me prohibió por decreto, nunca me desbancó musicalmente nadie, fue el poder ejercido sin escrúpulos quien me prohibió.
Y por que ?
Porque soy digno y no me presto para sus descaros, ……. así que ni hablar del tema.

Y para colmo soy Martiano y Martí tampoco se permitiría el lujo de hacer lo que hace Gente de Zona, Descemer y muchos otros, para eso hay que tener un grado de indolencia, indiferencia, ignorancia o descaro muy grande y aclaro, no sé cuál es el de ellos.

Por ejemplo:
Yo no pudiera llevarme con un Castro ni con nadie del gobierno para que me deje entrar y salir, tener casa y entrar carro y poder hacer lo que no pueden hacer los demás, primero muerto.
De hecho, yo renuncie a todo eso.

Quien diga que es envidia, no sabe ni lo que habla y esa es su incapacidad, no la mía.
No tengo nada que esconder y me asiste la moral y la vergüenza.

Siempre le diré la vedad a cualquiera de frente y sin miedo y siempre con los brazos abiertos por si rectifica darle la bienvenida.

He tenido mis desavenencias con el exilio y me imagino que en algunas cosas las seguiré teniendo, eso es parte de ser libre y sincero, pero apañar o ponerme en contubernio con el gobierno cubano y traicionar la causa de todos, eso nunca y mucho menos traicionarme a mí mismo.

Con que moral vamos a pedirle a USA que nos acoja en su territorio y nos ayude a liberar el nuestro, si estamos en connivencia con el gobierno cubano y nos prestamos para esas cosas.

Y me da gracia cuando dicen:
“No soy comunista”

Bueno, entonces lo que haces es peor, porque si creyeras en esa ideología y fueras comunista y tienes el valor de asumirlo, pues qué le vamos a hacer.
Pero, es que tampoco lo asumen y si no eres comunista te quedan dos opciones:
Ignorante o descarado.

El intercambio cultural, si fuera de verdad sería positivo, pero ya han pasado los años y quedó demostrado que el único interés de los de allá es ir a Miami, ganar mucho dinero, decir que no hablan de política y cuando llegan a Cuba dicen, viva Fidel.

No hay ningún interés porque sea de parte y parte.
Mientras creí en el intercambio, los apoyé, pero ya ninguno puede contar conmigo, pues no tienen el valor de alzar la voz por nosotros y el Amor y la amistad para que sean amor y amistad, han de ser recíprocos.

Por eso me pregunto:

Hasta cuando y hasta donde la inconsecuencia y el descaro de algunos cubanos ?

Manolin.