Una madre encontró a su hijo golpeado al recogerlo en una guardería en Indiana.


El menor de apenas un año se recupera en el Riley Hospital for Children de esa ciudad. El niño recibió una tremenda golpiza mientras se encontraba al cuidado de los responsables de la guardería.

Los responsables de la guardería acusaron a una niña mayor de 2 años agredir a Jessy y dejarlo en ese estado. Sus padres no están muy convencidos de la historia oficial de lo sucedido.

El niño presentaba varias zonas del rostro hinchadas y sangre en el labio.