La señora y su hijo fueron atacados violentamente por su mascota, un perro de raza American Bulldog en Kendall.


El personal del Servicio de Animales de Miami-Dade mencionó que el menor fue mordido varias veces en brazos y piernas.

Los vecinos del entorno dijeron sentirse preocupados por el incidente con la mascota, que a pesar de pertenecer a esa familia actuó con mucha agresividad, mordiendo varias veces al niño y también a la madre cuando fue a desapartar al perro que estaba agrediendo a su hijo.

Tanto la madre como el menor debido a la gravedad de sus heridas, fueron aerotransportados al centro de traumatología del Hospital Kendall.

El hecho ocurrió en la 166 place y la 71 terrace en el suroeste de Miami-Dade.

Cada año unas 600 personas son hospitalizadas a consecuencia de ataques de perros y al menos dos personas mueren por mordeduras causadas por estos animales, según indican desde el Departamento de Salud de Florida.