La mamá del niño de 8 años que sobrevivió la caída de un séptimo piso de un edificio asegura que se trató de un milagro de Dios, y quiere enviar hoy ese mensaje.


El incidente tuvo lugar el pasado 8 de enero cuando el niño estaba en su apartamento del edificio ubicado en North Miami. El padre del menor dijo a medios locales que el niño estaba apoyado a una ventana cuando la cubierta de esta cedió y el niño cayó siete pisos hasta el pavimento.

Los servicios de emergencia respondieron con rapidez y el pequeño fue llevado al hospital.

“Está vivo porque Dios tiene la última palabra”, dijo a Local 10 News su madre María, quien asegura que el hecho de que su hijo hoy esté en condición estable es un milagro divino.

“Para mí, esta es una oportunidad de dar a conocer este milagro”, dijo María pidiéndole a los que quizás estén perdiendo la fé en estos momentos, que no lo hagan, que continúen creyendo.

«Hemos visto las señales de Dios desde el día uno en este hospital», añadió.


El niño aún tiene un período de recuperación por el cual transcurrir, pero su madre pide de favor que oren por él.

En cuanto a las circunstancias alrededor del accidente, las autoridades aún investigan la caída.