Yaima Caballero, la madre de la bebé de 1 año que falleció en octubre pasado tras ser vacunada, al parecer producto de una negligencia médica, decidió salir del país rumbo a México tras amenazas de la seguridad del estado reportó 14ymedio.com.


Ambos padres fueron citados a comparecer ese mismo día en el Ministerio de Salud Pública en La Habana, al llegar os esperaban dos oficiales de la Seguridad del Estado para advertirles sobre las denuncias que han estado haciendo en las redes sociales.

Los agentes que no dieron ninguna explicación sobre lo que pasó con la vacuna, amenazaron a la familia y le advirtieron que permanecieran callados.

«Nos escoltaron hasta un salón enorme con el aire acondicionado muy fuerte. Nada de entrar con el teléfono» relató la madre.

«Nos hicieron miles de preguntas, hasta cuándo había tenido mi primera menstruación o cómo la enfermera había tomado el bulbo de la vacuna» continuando contando sobre la entrevista que duró 3 horas.


«Todo el tiempo nos repetían que ellos sabían de nuestras publicaciones en las redes sociales» dijo además diciendo que le decían que las cosas que estaba contando eran mentiras.

Antes del fallecimiento de su hija, los padres tenían previsto un viaje a México. No tenían una fecha precisa y el pasaporte de Caballero había caducado. «Me mandé a hacer el nuevo pasaporte el pasado lunes y me dijeron que demoraba 20 días, pero después de esa reunión del jueves me llamaron al otro día para decirme que ya estaba listo».

«Fui amenazada con que si seguía haciendo acusaciones sin fundamentos iba a ir a la cárcel. Me tuve que ir del país porque no me da la gana de quedarme callada» dijo.