Después de 20 años fuera de la isla, retorna con ideas de abrir su propio negocio y se encuentra con un sinnúmero de dificultades para llevar a cabo ese sueño.

La panadería que tenía en su mente, con la que pretendía emprender nuevas opciones en Cuba, se ve distante por las condiciones exigidas para llevar a cabo su anhelo.