Yuriorkis Gamboa, of Cuba, lands a left against Rogers Mtagwa during a WBA featherweight title fight on Saturday, Jan. 23, 2010 in New York. Gamboa won by a knockout in the second round. (AP Photo/Gregory Payan)


Dos de los mejores boxeadores cubanos de los últimos tiempos se mostraron extrañados, molestos y confundidos, al saber que habían sido despojados de sus puestos en las clasificaciones del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al no enrolarse en un programa antidopaje.

De acuerdo con una declaración del organismo, Yuriorkis Gamboa y Rancés Barthelemy, junto con Hairon Socarrás, no cumplieron con la fecha tope de inscripción en el programa «Clean Boxing Program» que estipula una serie de pruebas de carácter aleatorio durante todo el año y sin ningún tipo de alerta.

«Realmente, esto nos tomó de sorpresa y nos ha dejado con muy mal sabor en la boca», expresó Gamboa desde Las Vegas. «En principio nunca se nos dijo nada de ningún programa, yo me entero ahora. Nadie se nos acercó para alertarnos de que había una fecha límite para apuntarse. No es justo lo que ha sucedido».

Los nombres de los tres guerreros antillanos aparecieron en una lista de 25 dada a conocer por el CMB en una declaración a la prensa y donde aparecen, además, figuras como Jean Pascal, Félix Verdejo, Lamont Peterson, David Haye y Brian Viloria.

En su declaración, el organismo que preside Mauricio Sulaimán indicó que el proceso de enrolamiento había comenzado el 5 de mayo y finalizado el 11 de octubre, fecha tope para iniciar el proceso de depuración en las clasificaciones.


Sin embargo, Gamboa y Barthelemy aseguraron que jamás recibieron notificación alguna ellos ni sus equipos de trabajo y que, de haberla recibido, no tenían inconveniente en sumarse a esta iniciativa del CMB.

«La gente nos conoce y sabe que somos boxeadores limpios, que solo nos basamos en el talento que Dios nos dio y el enorme esfuerzo en los entrenamientos», reiteró Barthelemy. «Vamos a hacer las averiguaciones pertinentes para ver de qué va esto, pero la situación nos tomó de sorpresa. Algo no funcionó en la comunicación».

El consejo ha sido claro al afirmar que quienes no se sumen al «Clean Boxing Program» no podrán pelear bajo su bandera ni retar a ninguno de sus campeones reconocidos en las diferentes divisiones.