Esta semana fueron puestos en libertad bajo fianza, ocho cubanos que habían sido detenidos en diciembre por obstruir la vía de pública de un edificio de Naciones Unidas en Trinidad y Tobago, dio a conocer un diario local.

Además de la fianza fijada en 5.000 dólares trinitenses, que se traducen a unos 780 dólares estadounidenses, para cada cubano, las autoridades ordenaron a los antillanos no abandonar la casa en St. Joseph, donde permanecerán durante los próximos 28 días.

El próximo 5 de febrero, todos deberán comparecer ante la Corte. Los migrantes cubanos forman parte de un grupo de más de 18 personas, integrado por tres menores, que buscan asilo en territorio estadounidense, y estaban protestando en la calle frente a la sede de la ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), e incluso llegaron a residir frente a la entidad.

Autoridades de Puerto España culpan a los cubanos de obstruir deliberadamente el libre paso de personas en la vía pública, delito al que corresponde una multa de 32,16 dólares americanos o un mes en la cárcel.


Los tres menores fueron puestos bajo custodia estatal, en la detención del mes pasado.

Según el medio, Trinidad y Tobago Newsday, se prevé que las autoridades emitan una orden de supervisión para los ocho antillanos y puedan tener acceso a sus hijos, especialmente a un pequeño de un año, que aún está siendo amamantado.

Yaneisy Santana Hurtado, de 37 años; Ramón Arbolaez Abreu, 43; Ailys Arbolaez Santana, 18; Yusnes Reyes Santana, 20; Gladys Lisandra Pérez Molina, 22; Lisandra Farray Rodríguez, 29; Pedro Santana Madeo y Yuriet Pedrozo Gonzales, 30, son los ocho cubanos puestos en libertad bajo fianza.

(Con información de Diario de Cuba)