El jueves 25 de enero la policía política cubana detuvo temporalmente a Anderlay Guerra Blanco, periodista independiente cubano, mientras realizaba un reportaje en la comunidad de San Pedrito, en la autopista de la ciudad de Guantánamo.


Según Guerra, el oficial “Kevin”, de la Seguridad del Estado, llamó una patrulla que lo detuvo y lo trasladó hacia la Unidad de Operaciones de la provincia de Guantánamo, y le decomisaron una cámara y un micrófono.

“Allí me realizaron un acta de advertencia, donde decía que yo divulgaba noticias falsas, estaba atentando contra la paz mundial, y una serie de acusaciones que a ellos les gusta inventar contra los periodistas independientes”, acotó el comunicador.

El agente amenazó a los periodistas independientes que trabajan en esa zona, dijo Guerra, y a él lo amenazaron para impedirle que reporte desde la calle lo que está ocurriendo en la ciudad de Guantánamo.

En sus reportajes, Guerra dijo que ha hecho “acusaciones directas al MININT (Ministerio del Interior), como la contaminación del río del oeste de la ciudad de Guantánamo”.


También hizo alusión a la ola de robos en la provincia, y expuso que la policía no es capaz de controlar la avalancha de crímenes que están teniendo lugar en Guantánamo, “los jóvenes se están asesinando y tampoco la policía ha logrado (hacer nada), y todos esos reportajes que yo he hecho con esos temas, parece que a ellos les ha dolido”.

(Con información de Martí Noticias)