Los dos camioneros efectuados en una casa en Opa-locka eran cubanos según reportó América Tevé.

La policía no ha revelado la identidad del sobreviviente; pero los fallecidos son Osmar Oliva, de 50 años, y Johan Gonzalez Quesada, de 26.


Oliva, padre de tres hijos, era dueño de Oliva Delivery Corp., con sede en Opa-locka.

González Quesada era padre de dos hijas, incluida una de 1 año y otra recién nacida.

Los dos hombres asesinados habían tenido problemas con la ley en casos de robo de cargas. Oliva había sido acusado de robo de carga en el 2007, pero los cargos fueron eliminados un año después.

González Quesada fue arrestado el año pasado por acusaciones de que tenía dos cargas robadas (camarones congelados y unidades de aire acondicionado) que habían sido rastreados mediante GPS en remolques de tractores robados, publicó el Herald. El cargamento fue descubierto en su casa, según un informe de arresto. El se declaró inocente y estaba a la espera de juicio.


La policía continúa investigando estos asesinatos.