Foto de archivo- Imagen de Pixabay

La controversial propuesta de ley, ya aprobada en Florida por la cámara de representantes y el senado para permitir a determinados maestros el uso de armas de fuego en situación de emergencias, solo está pendiente de aprobación por parte del gobernador Ron DeSantis.


A poco tiempo de su aprobación final aún se debate en los distritos locales, en ocasiones acaloradamente, como será su implementación ya que hay muchas opiniones al respecto.

Para que los maestros y otro personal estén armados, los distritos escolares deben inscribirse en el llamado «Programa Guardian», que permite a los maestros y otro personal ofrecerse como voluntarios para llevar un arma en el campus después de someterse a una evaluación y capacitación en la oficina del alguacil local.

Sin embargo dejando la opción de inscripción abierta a cada distrito ya algunos han expresado como se sienten hacia la nueva ley, como ha sido el caso de Broward donde sucediera la masacre de Parkland y su vecino al sur Miami Dade.

El Miami Herald citó una declaración del superintendente del condado de Broward, Robert Runcie, donde dijo que el distrito no armará a los maestros bajo el programa.


«La Junta Escolar del Condado de Broward votó una resolución en contra de armar maestros en marzo de 2018», dijo. «No creemos que armar maestros sea la mejor manera de hacer que nuestras escuelas estén seguras».

Su homólogo en Miami Dade, Alberto Carvahlo por su parte dijo, «Por lo que he escuchado de varios de mis colegas, especialmente aquí en la comunidad del sur de la Florida, tampoco participaré en el programa. Creo que han prestado mucha atención a las comunidades interesadas de padres y maestros para confiar en las entidades profesionales, ya sean oficiales de policía o guardias armados».

En las votaciones de noviembre los votantes en Miami Dade aprobaron abrumadoramente un aumento de impuestos a la propiedad que proporcionó fondos para contratar más oficiales para el propio departamento de policía del distrito para dar más seguridad en los centros escolares. De esta forma el distrito escolar del condado acordó con agencias locales para que se asignara como mínimo un oficial jurado por escuela.

Carvahlo añadió, «Aprecio el hecho de que los legisladores no hicieron de esto un mandato, es una opción. Respetuosamente, en Miami-Dade, creemos que la seguridad y la protección deben ser proporcionadas por la policía, las únicas entidades que pueden llevar armas de fuego a las escuelas, no a los maestros».