Otra vez se pone a prueba la supremacía de los venezolanos y los brasileños como potencia económica en el sur de la Florida, frente a nuevos inversores colombianos que, con sus abultadas billeteras, buscan quedarse con un pedazo del sueño americano.


Poco tienen que ver estos inmigrantes colombianos con los que llegaron a principios del siglo 21, escapando de una crisis económica y de la violencia del conflicto armado. Hoy el país cafetero ha logrado estabilizar sus finanzas y se encuentra en las vísperas para refrendar los acuerdos de paz que se firmen con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

La nueva ola de colombianos pudientes arrebata a fuerza de chequera propiedades en Miami como si se tratara de pan caliente. Colombia lidera, por sexto mes consecutivo, las búsquedas en internet de información sobre propiedades en la península de la Florida, según un informe de la Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami.

Los colombianos no solo se ubican entre los que más dinero invierten a la hora de comprar, sino que también destacan por la cantidad de inventario que adquieren. Quedaron en el segundo lugar entre los compradores extranjeros que más gastan en propiedades en el sur de la Florida.