Fotos de Walton’s Sheriff Office

Un bañista hizo un inusual descubrimiento en la playa Miramar en el noroeste del estado de la Florida.


Una botella que llevaba las cenizas de un hombre de Texas junto con cartas de seres queridos apareció en la playa poco después de haber sido liberada en el mar hace más de un mes.

La persona que encontró la botella la entregó a la Oficina del Sheriff del condado de Walton el jueves pasado. La botella, sellada herméticamente con una tapa morada, fue entregada a la sargento Paula Pendleton, quien la abrió desde su patrulla.

Dentro de la misma había un pequeña bolsa con cenizas humanas, algunos billetes de un dólar, y dos cartas escritas a mano. Las cartas tenían fecha de agosto primero, y fueron publicadas en la página de facebook de la oficina del sheriff junto a fotografías.

«Esta botella contiene las cenizas de cremación de mi hijo, Brian, quien falleció repentina e inesperadamente el 9 de marzo de 2019», decía la primera carta. «Más que nada, ansiaba ser libre, así que lo envío a una última aventura».


«Esta botella fue lanzada desde Destin, Florida. Si la encuentra, llámeme o envíeme un mensaje de texto y hágamelo saber. Me quedan $ 4 para cubrir la llamada», continuó la nota. «Siéntase libre de agregar su propia nota, y amablemente libérelo una vez más. Mi hijo tenía 39 años en el momento de su fallecimiento y era muy querido. Por favor, manténgalo viajando».

La segunda carta era de la hija del difunto.

«Mi nombre es Peyton y soy la hija de Brian. Cuando falleció, yo tenía 14 años», decía la nota. «Golpeó a toda nuestra familia bastante duro y, hasta ahora, ha sido un camino muy difícil. Pero, como dijo mi abuela, le encantaba ser libre. Así que eso es exactamente lo que estamos haciendo».

En una entrevista reciente con WFAA, afiliada de ABC Dallas, Peyton Mullins dijo que su padre, un conductor de grúa de Garland, Texas, murió de un ataque cardíaco repentino solo cinco días después de cumplir 39 años. Ella y su abuela confiaron la botella con sus cenizas a familiares que se dirigían a la costa de Florida y prometieron llevarlo a la deriva desde allí.

«Solo queríamos que fuera libre, porque eso era todo. Quería viajar por el mundo», dijo a WFAA. «Quiero lo mejor para él, aunque no pueda decirme qué es eso».

La sargento Pendleton respondió a la familia con un mensaje de texto y les informó que la botella regresaría al mar con la ayuda de un amigo suyo que zarparía hacia el golfo.

La botella, con las cenizas, los billetes de dólar y las cartas de la familia del difunto, más una más del sargento, regresó al mar el viernes pasado.